966 300 907 info@qualitychair.es

« NO HAY ESPERANZA ALGUNA PARA SUS ALUMNOS»

Los directores de institutos están acostumbradosa recibir críticas, pero a Greg Green, director deClintondale, un instituto de Detroit, Michigan, le dolióesa valoración de un asesor educativo.

Los problemas del instituto estaban claros. Teníauna deuda de 5 millones de dólares. Se considerabaque la mayoría de sus 525 estudiantes estabanen riesgo. Una evaluación externa había situadola infraestructura tecnológica de Clintondale en elpuesto 542 de 560. Los niveles de conocimientosde los estudiantes eran un desastre. Las tasas desuspensos eran inimaginables, afirma Green.

Los asesores no encontraban una solución claray Clintondale podía haberse convertido fácilmenteen otro caso de fracaso por falta de dinero, unosestudiantes difíciles y circunstancias extenuantes. En su lugar, la crítica de aquel asesor fue el puntode inflexión tanto para Greg Green como para Clintondale. «Aquella frase sobre nuestro institutofue la gota que colmó el vaso».

Menos de tres años después, con una inversiónmínima y enfoques creativos en lo que respecta alaprendizaje y a los espacios donde este tiene lugar, Clintondale disfruta de una esperanza renovada. Lastasas de suspenso de los estudiantes han caído enpicado. Y las notas y las puntuaciones de las pruebasestatales han subido.